8 de junio de 2009

Comenzó el 2º operativo Mundial de adhesiones a la Marcha Mundia por la Paz y la No Violencia.

Tal vez sea oportuno compartir una reflexión sobre el sentido de la acción que estamos llevando a cabo.


Estamos acompañando un cambio de época y junto a ella nuestro movimiento y nosotros mismos estamos cambiando. Somos expresión de un intento evolutivo de la conciencia humana, la conciencia que quiere salir del sinsentido, y busca un nuevo significado que la oriente hacia el mundo. Estamos lanzando la primera marcha mundial por la paz y la no violencia, pero al mismo tiempo queremos profundizar en la raíz de la violencia en nosotros mismos y acceder a las experiencias profundas que llenan de plenitud nuestra acción y la orientan hacia el futuro.

Es el crecimiento de este Movimiento, o mejor, el crecimiento del proyecto de Humanización del mundo lo que define nuestro momento.


Crecer, quizás sea una palabra que merece detenernos. ¿Qué es crecer? Esta pregunta lanzada hacia la interioridad de la conciencia, pudiera traernos diversas respuestas. Crecer por ejemplo es ser capaz de preguntarnos estas cosas antes de desplegar nuestra acción. Crecer puede ser el avance en la comprensión de la raíz de la violencia, el desarrollo de la Paz y de la No Violencia en el proceso personal y también en el social. Crecer puede ser comunicarnos con gente que quiera buscar con nosotros estos ideales lejanos en el futuro, pero trabajar hoy para que sean verdaderos en el trato y en la práctica del día a día. Crecer puede ser difusión y también encender los faros en la confusa noche.


Nuestro paisaje de formación opera sobre nosotros y tenderá a que hagamos las cosas “como sabemos hacerlas”. Tal vez es bueno poner la mirada en estos temas y sin darnos cuenta mientras repetimos lo conocido, nos invada la inspiración.


Queremos crecer, queremos preparar a nuevos amigos para empujar este proyecto en un mundo muy distinto al nuestro. No es tan importante si logramos dos millones de adhesiones, puede que crecer signifique mucho más que un número. Nuestros mecanismos organizativos, son sólo eso, esqueletos vacíos, útiles para ciertas cosas, pero es la vida que tienen dentro y el impulso que viene desde hace demasiado tiempo lo que le da sentido. En estos operativos interesa el crecimiento y no solamente llegar a un número de firmas como conjunto. Podemos dejar como una aspiración alcanzar números importantes de adherentes a la MM, pero ello no significará nada si no logramos integrarlos a nuestro proyecto. El crecimiento es en la participación, en la difusión, en la relación con el medio y por sobretodo el crecimiento en la cualidad de la gente nueva y de todos nosotros.




No hay comentarios.:

Posts relacionados

Related Posts with Thumbnails