23 de febrero de 2009

La leishmaniasis.

Es una enfermedad provocada por un parásito (Leishmania), que invade diferentes órganos del perro provocando lesiones de diversa consideración, pudiendo provocar la muerte de la mascota.

¿Cómo se manifiesta?
Existen varios síntomas, se destacan lesiones en la piel, en las articulaciones y, en casos avanzados, problemas a nivel renal.

¿Cómo se transmite?
El parásito se transmite a través de la picadura de un mosquito llamado flebótomo.
El flebótomo es mucho más
pequeño del que conocemos. No es fácil verlo ni oírlo, dado que no hace el típico zumbido al volar y solamente pican las hembras que salen durante la noche.
Pone sus nidos en madrigueras, grietas de muros, huecos de árboles, alrededores de césped húmedo y piscinas, establos, corrales, sótanos, alcantarillas, leñeras, vertederos. Le gustan sobre todo las zonas poco iluminadas y con una humedad alta y constante. Vive en altitudes entre 800 y
1000 metros y su actividad la desarrolla a temperaturas superiores a 18 grados centígrados.

¿Cómo puedo saber si mi perro tiene la enfermedad?
Su Veterinario es quien mediante el examen clínico y análisis de sangre diagnosticará si su perro padece la enfermedad.
Mediante un buen control veterinario, de forma regular y manteniendo al perro bajo tratamiento, puede conseguir una buena calidad de vida para el animal.

¿Cómo puedo prevenir la enfermedad? (en ciudades con cercanía selvática)

  • Debemos aplicar insecticidas sobre el perro. En el mercado existen numerosos productos que en "teoría" lo repelen, pero lo cierto es que tan sólo dos se encuentran registrados para tal uso y presentan pruebas clínicas concluyentes sobre su efectividad. El más efectivo sería un collar antiparasitario cuyo principio activo es la DELTAMETRINA. Debemos cambiarlo cada cuatro meses.
  • Podemos aplicar otros insecticidas de efecto residual (indicados contra mosquitos) en la cercanía de la casita del perro, alrededores de la vivienda, leñeras, paredes, marcos de puertas y ventanas.
  • Eliminar de la cercanía de nuestras casas restos vegetales, escombros y basuras, alejando al perro lo más que podamos del césped húmedo y las piscinas.
  • Evitar que nuestro perro permanezca en el exterior desde el atardecer hasta las primeras horas de la mañana. Procurar que el animal duerma dentro de la casa. Si esto no es posible podemos colocar una tela mosquitera en su casita e intentar que permanezca en su interior en las horas mencionadas. Las mosquiteras convencionales no sirven, debido al pequeño tamaño de este mosquito. Sus medidas deben ser de 0,4-0,5 milímetros cuadrados de malla.
  • Las trampas de luz pueden ser útiles, pero no debemos colocarlas en zonas próximas a donde se encuentra el perro.
  • Este mosquito puede picar en el interior de las casas, pero lo hace raramente. Un sistema eléctrico de pastillas antimosquitos nos evitará esa posibilidad.
  • Usar ropa que cubra todo el cuerpo porque el mosquito no atraviesa la tela.

Red Argentina de Entidades Protectoras de Animales No Eutanásicas.

No hay comentarios.:

Posts relacionados

Related Posts with Thumbnails