17 de agosto de 2013

Don José de San Martín y una reflexión para estos tiempos


Hoy, hace 163 años pasaba a la inmortalidad el Padre de la Patria. El día 24 de Agosto de 1958 se instituyó como Día del Padre, en homenaje a Don José de San Martín. Ese mismo día, pero en 1816, nacía Merceditas, a quien nuestro héroe dedicara enteramente sus últimas décadas.
Cuando San Martín partió de Mendoza para cruzar los Andes, su hija Mercedes tenía cuatro meses y se volvieron a ver en 1818 después del triunfo de Chacabuco. Debido a la enfermedad de su esposa Remedios, su hija, la niña Mercedes fue criada y educada por sus abuelos, lo que derivó en una niña caprichosa y maleducada. En 1924 se embarcaron juntos a Europa y una vez en Francia, el General San Martín se ocupó de reeducarla, y entre otras cosas escribió estas Máximas en el año 1825:

MÁXIMAS PARA MI HIJA
1. Humanizar el carácter y hacerlo sensible aún con los insectos que no perjudican. Stern ha dicho a una mosca abriéndole la ventana para que saliese: "Anda, pobre animal, el mundo es demasiado grande para nosotros dos".
2. Inspirarle amor a la verdad y odio a la mentira.
3. Inspirarla a una gran confianza y amistad pero uniendo el respeto.
4. Estimular en mercedes la caridad con los pobres.
5. Respeto sobre la propiedad ajena.
6. Acostumbrarla a guardar un secreto.
7. Inspirarle sentimientos de indulgencia hacia todas las religiones.
8. Dulzura con los criados, pobres y viejos.
9. Que hable poco y lo preciso.
10. Acostumbrarla a estar formal en la mesa.
11. Amor al aseo y desprecio al lujo.
12. Inspirarle amor por la Patria y por la Libertad.

Famosas fueron las máximas que San Martín le regalara a Mercedes, aquí están, para que puedan compartirlas con sus hijos, para que de la misma manera, puedan forjar el temple de los hombres que nuestra Patria necesita ahora y siempre.
Porque cuando la educación en valores no abunda, cuando la ociosidad gana terreno y los pueblos son dócil y mansamente arriados como ganado para cumplir sus deberes cívicos, cuando el fanatismo ciega a la razón y la sinrazón se apodera de las herramientas de transformación que tiene el Estado, cuando al conservadurismo de las clases altas y bajas por arriesgar un cambio en la necesidad de tolerancia, respeto y dialoguismo, se le suma el individualismo y el cortoplacismo de una importante fracción de la clase media, la única posibilidad para el cambio es creando conciencia.


No bajé, no bajo ni bajaré jamás mis brazos en esta titánica tarea, que entiendo colectiva, de Crear Conciencia. Es mi imperativo categórico que surge desde el progresismo genuino, no demagógico ni populista.
¡Viva la Patria! 



A la memoria de uno de los hombres probos, austeros y magnánimos que hayan nacido en esta sufrida Patria, donde el rencor y la división constante impiden entender la fraternidad como pilar básico para el entendimiento y construcción de una Nación que nos albergue a todos, sin excepción.

1 comentario:

Marisa dijo...

Uppsss!!! que lejos estan algunos de tomar esas maximas para aplicarlas a la realidad. Pobre San Martin, si saliera de la tumba y descubriera que todo lo que hizo para liberar a los pueblos fue en vano y 150 años despues nuestros lideres regalaron la misma Patria a capitales e ideales extranjeros. Y someten a sus hermanos a la esclavitud de la ignorancia y la pobreza.

Posts relacionados

Related Posts with Thumbnails