17 de septiembre de 2012

Por un clavo… y el efecto mariposa.


En los años sesenta, el matemático y meteorólogo Edward Lorenz intentaba establecer predicciones climáticas, en base a algunas ecuaciones que realizaba en una computadora. Como cada vez que repetía el cálculo obtenía el mismo resultado, luego de varias repeticiones Lorenz creyó haber logrado cierta predictibilidad. Dejó por un momento su laboratorio con la computadora funcionando y cuando regresó encontró en la pantalla un resultado totalmente distinto. Revisó una y otra vez los datos incorporados y lo único que descubrió fue una diferencia de tres decimales en una de las variables.
Lorenz se resistía a creer que un minúsculo cambio en una variable entre tantas, pudiera tener un impacto tan profundo en el resultado final. Pero luego de revisar decenas de veces el cálculo, concluyó que esa diferencia decimal era la responsable de la gran diferencia en el resultado. Algunos años más tarde, Lorenz publicó su trabajo bajo el título Predictibilidad: ¿Puede el aleteo de una mariposa en Brasil desatar un tornado en Texas?".
Así nació el "efecto mariposa" que establece que una mínima variación de las condiciones iniciales, puede ocasionar una gigantesca transformación en las condiciones finales. Pero el efecto mariposa no es un fenómeno que se compruebe exclusivamente en el ámbito científico...

El 1º de diciembre de 1955, una ciudadana norteamericana de nombre Rosa Parks tomó un transporte público en Montgomery, Alabama, uno de los estados más racistas del país por aquellos años. Como Rosa era una mujer de raza negra, el chofer le ordenó que cediera el asiento a una persona blanca. Ella se negó. El chofer detuvo el vehículo, llamó a la policía y Rosa fue arrestada.
La historia rápidamente se difundió a través de los medios de comunicación y en menos de 48 horas miles de afroamericanos residentes de Montgomery salieron a protestar a las calles y boicotearon el sistema de transporte urbano. A los pocos días del incidente, el líder Martin Luther King Jr. se declaró vocero del boicot y encendió aún más la protesta contra la segregación, que se extendió por casi cuatrocientos días. En 1956, la Corte Suprema declaró inconstitucional la norma de segregación en el transporte público en todo el territorio norteamericano.
El episodio protagonizado por Rosa Parks es un ejemplo claro de cómo una mínima modificación en un punto del sistema (una persona, en una pequeña ciudad) puede desencadenar un gran cambio en todo el sistema (afectando a millones de personas, en cientos de ciudades de toda una nación). La historia registra muchos otros episodios donde una acción pequeña liberatanta -o más- "energía de cambio" que una hazaña heroica.

Muchas veces nos sentimos impotentes ante los sistemas que nos rodean: las organizaciones donde trabajamos, la sociedad que vivimos, la economía de la cual participamos, etc... Esta impotencia nos genera pesimismo y desesperanza, que luego se transforman en apatía e indiferencia. El efecto mariposa nos demuestra que no somos impotentes, por más pequeña que sea nuestra influencia y por más grande que sea el sistema que enfrentamos.

La mínima acción -el aleteo de una mariposa- puede provocar un cambio significativo. Una simple expresión de nuestra opinión, un pequeño cambio de conducta, un ínfimo nuevo hábito, lo que sea... puede detonar una autoorganización que genere más cambios locales, los cuales se van sumando y retroalimentando, hasta que el sistema alcanza un punto crítico: un punto de bifurcación donde comienza a romperse el viejo orden y se asoma uno nuevo.

Cuando nos sintamos impotentes para realizar un cambio y nos resignemos a repetir un viejo modelo de conducta, seguir a la mayoría, o perpetuar un dogmatismo, recordemos el efecto mariposa y hagamos como el clavo...

Por culpa de un clavo, se perdió la herradura,
Por culpa de la herradura se perdió el caballo,
Por culpa del caballo, se perdió el jinete,
Por culpa del jinete, se perdió el mensaje,
Por culpa del mensaje, se perdió la batalla,
Por culpa de la batalla, se perdió el Reino.

La única posibilidad para el cambio es creando conciencia.




Post original de 20/08/08

6 comentarios:

Claude dijo...

Muy buenos el tema y la redacción de este post. Algo interesante y bien escrito siempre es más atractivo para la mente y para el espíritu que cualquier inmediatez brusca y confusa.
Thomas Harris sostiene que las decisiones no son actos espontáneos y conscientes sino el resultado de un montón de cosas acumuladas en el hombre. Me parece que con los cambios sociales pasa algo similar. Hay una suerte de voluntad y deseo generalizados que repentinamente encuentran su actitud y su concepto, quizá a partir del comportamiento de una persona o de unas pocas personas, y entonces todos los que están de acuerdo pueden hacer suyos esa idea y ese comportamiento.

Hilda dijo...

Oliver, que hermoso post. Es verdad que a veces nos sentimos voces en el desierto e impotentes ante tanta barbaridad pero es en ese momento cuando tenemos que hacer un alto en el camino y recordar lo que precisamente hoy mencionas.
Por supuesto ese efecto mariposa también tiene su parte negativa, a veces una mínima acción se convierte en una cadena desastrosa. Como cuando la gente dice "qué mas da que fume, solo es un cigarro; que más da que tire una basura, solo es una"

Así que en nuestras manos esta que las acciones que resulten de ese efecto mariposa sean positivas y nos ayuden a lograr un mundo mejor.

Saludos desde México. Hilda

p. d. gracias por suscribirte como seguidor a mis blogs.

Patto dijo...

¡Excelente post!

Nunca se me había ocurrido comparar el efecto mariposa en la sociedad,
gracias!

OliverX dijo...

Muchas gracias por los elogios, aunque debo reconocer que es un escrito anónimo que me pasó un querido amigo.
Besos!

Hilda dijo...

uy Oliver, y yo que pensaba que habías estado inspirado, ji ji
estoy bromeando, el post en verdad está inspirado, y escrito el pensamiento o no por ti, gracias por compartirlo con nosotros. Saludos desde México. Hilda

Eva Magallanes dijo...

Un gusto arribar a este blog... un aleteo más de la mariposa. Siento que el aleteo principal y sistemático ha de ocurrir en uno mismo/a, el efecto que este aletear individual, espiritual y activo, es estremecedor y vibrante, aunque no lo percibamos de un modo tan evidente. He podido comprobar que mis transformaciones generan impactantes cambios en mis seres queridos y es lo mismo en el planeta y a gran escala. Persistir en la transformación personal permite que la especie y el mundo sea, efectivamente, perceptible.

Un gran abrazo, desde el confín austral.

Posts relacionados

Related Posts with Thumbnails