19 de octubre de 2009

Disminuyó la cantidad de abortos y embarazos no deseados en el mundo.

Según un estudio realizado en los últimos 15 años y en 197 países, la disminución se debe al uso generalizado de anticonceptivos. El número de abortos pasó de 45,5 millones en 1995 a 41,6 millones en 2003. La situación en la Argentina.

España. Más de dos millones de personas marcharon por el centro de Madrid para manifestarse en contra de la ley del aborto que promueve Rodríguez Zapatero.

La cantidad de abortos y de embarazos no deseados disminuyó en el mundo en los últimos 15 años por la generalización del uso de anticonceptivos, pero no se registró una reducción en el número de abortos inseguros. Así lo reveló un informe del Instituto Guttmacher, de los Estados Unidos, realizado en 197 países. La diferencia más evidente se concretó sobre todo en Europa del Este y África.

Según el relevamiento, la tasa de embarazos no deseados bajó de 69 cada mil mujeres de entre 15 y 44 años –cifra de 1995–, a 55 cada mil –datos de 2008–. El número de abortos pasó de 45,5 millones en 1995 a 41,6 millones en 2003, el año más reciente del que hay cifras disponibles. De acuerdo con el informe, la proporción de mujeres casadas que utilizan métodos anticonceptivos en el mundo aumentó de 54% en 1990 a 63% en 2003.

“Hay cada vez más pruebas de que dar a las mujeres los medios para que decidan por ellas mismas cuándo quieren quedar embarazadas y cuántos hijos quieren tener disminuye de manera importante las tasas de embarazos no deseados y, por lo tanto, reduce la necesidad de recurrir al aborto”, analizó Sharon Camp, directora del instituto. Para la doctora, los progresos son importante pero “modestos con respecto a lo que podría hacerse”, refiriéndose a las brechas que se constatan según la región.

Acerca de los abortos inseguros, los expertos de ese centro estadounidense precisaron que, en los países donde están prohibidos, esas intervenciones clandestinas causan alrededor de 70 mil muertes cada año, mientras que unas cinco millones de mujeres son tratadas en el mismo período por complicaciones derivadas de la operación. “Las restricciones legales no hacen que haya menos abortos, sólo que el proceso sea más peligroso”, agregó Camp a partir de que el estudio que encabezó detalla que no hubo una reducción en el número de abortos inseguros. El informe describe cómo, en los últimos años, 19 de los 32 países donde el aborto es ilegal “relajaron” sus leyes en ese sentido, al mismo tiempo que otros tres elevaron las restricciones: Polonia, El Salvador y Nicaragua. “Es en estos países donde los investigadores aseguran que hubo un incremento en el suicidio de adolescentes y muertes de mujeres embarazadas”, informó Jane Dreaper, corresponsal de la cadena informativa BBC para temas de salud.

El estudio del Instituto Guttmacher también destacó que un 40% de las mujeres del mundo viven en países con leyes “muy restrictivas” sobre el aborto, entre ellas, el 97% de las latinoamericanas.

EN LA ARGENTINA. Según datos del Ministerio de Salud de la Nación, en la Argentina se practica un aborto clandestino por minuto. La Organización Mundial de la Salud se comprometió a que, para el año 2015, el país debería reducir en un 75% la mortalidad materna, a partir de que el 24% de esas muertes están relacionadas con intentos de aborto clandestino. Sesenta y ocho mil mujeres recurren a hospitales públicos de todo el país por complicaciones en un aborto clandestino. Como informó Crítica de la Argentina, a partir del 31 de julio pasado la organización no gubernamental (ONG) Lesbianas y Feministas por la Descriminalización del Aborto dispuso una línea telefónica gratuita para asesorar sobre la interrupción farmacológica de un embarazo, y ya reciben llamados de todo el país.

OPINIÓN

Una buena noticia

Mario Sebastiani (Miembro del Servicio de Obstetricia y del Comité de Bioética del Hospital Italiano)

La disminución de abortos no deseados es una buena noticia. Así se demuestra que no es un problema relegado solamente a un discurso basado en la abstinencia como un valor sino que es la estrategia de dos tecnologías. Una es la educativa y la otra, social y medicamentosa. La combinación de educación y provisión de anticonceptivos disminuye la concreción de un embarazo no deseado, que es la causa del aborto. Hay que insistir en incentivar las políticas tendientes a la salud sexual y a la procreación responsable, y deben iniciarse a muy temprana edad, basadas en valores que impliquen el cuidado, el respeto hacia uno, el respeto hacia los demás, y también en los cuidados tendientes a evitar los embarazos no deseados.

Fuente: Crítica de la Argentina.

3 comentarios:

Sparrow dijo...

¡Qué bueno que en el mundo avance el uso de anticonceptivos! Desgraciadamente, en la Argentina, aún estamos muy lejos de alcanzar los niveles de descenso de muertes por problemas relacionados con los abortos. No me extraña... ¿A quién puede extrañarle que en un país como el nuestro, haya una muerte por segundo por realizarse abortos clandestinos? En el informe, me parece que habría que agregar la resistencia cultural a los beneficios que la medicina actualmente otorga... Podríamos agregar lo que piensan la Iglesia y la inmensa mayoría de los creyentes en estas latitudes, los prejuicios sobre su uso y demás... Pero qué vamos a andar en polémicas, si los números de la realidad hablan por si solos.
Un abrazo.

OliverX dijo...

Acá se privilegia el discurso violento. En vez de proveer educación, se incita la cultura de la muerte y la irresponsabilidad.

Un aborto seguirá siendo una situación no deseada. Atacar sus fuentes es lo más racional y humano.

Propiciar las soluciones facilistas es postergar la resolución del problema de fondo.

La única posibilidad para el cambio es creando conciencia.

viagra online dijo...

Es todo un exito que avance la tecnologia en el tema de anticonceptivos asi se evita traer al mundo muchos niños a sufrir

Posts relacionados

Related Posts with Thumbnails