30 de octubre de 2009

El negocio cooperativo del reciclado de basura .

Cartoneros y desocupados juntan residuos sólidos antes de que se conviertan en basura y los reconvierten. De esta manera, contribuyen al cuidado de la salud y del ambiente y generan cientos de puestos de trabajo genuino.


Un grupo de recolectores de residuos de Capital Federal y de la provincia de Buenos Aires se organizó en cooperativas y juntan residuos sólidos –papel, vidrio, cartón, plásticos y metales– antes de que se conviertan en basura, con lo que contribuyen al cuidado de la salud y del ambiente y generan cientos de puestos de trabajo genuino.

Se trata de trabajadores-recuperadores agrupados en cooperativas como Padilla, El Ceibo, El Amanecer y José C. Paz, señaló Marcelo Arbit, coordinador de la Secretaría de Ecología y Ambiente de la Central de Movimientos Populares (CMP).

“Un grupo de trabajadores descubrió hace más de 10 años que comunicándose con los vecinos de un territorio determinado podían recuperar los residuos sólidos directamente, evitando que se entierren y conformen basurales a cielo abierto. Situación que ya ha colapsado”, señaló Arbit.

Luego explicó que “estos emprendimientos –en continuo crecimiento– cuentan con el apoyo de los vecinos, de las cooperadoras escolares y decenas de promotores sociales voluntarios que reproducen el proyecto en distintos puntos del país”.

Los emprendimientos de los ex cartoneros se basan en la cada vez más creciente proliferación de basurales a cielo abierto, que en pocos años colapsarán definitivamente rechazados en forma contundente por varios municipios del conurbano bonaerense. “Por ello, estas experiencias son herramientas en la búsqueda de soluciones reales para cumplimentar leyes que hoy existen tanto en la Capital Federal como en la provincia de Buenos Aires para lograr que no se entierre más la basura de los argentinos”, añadió.

La mecánica de trabajo es la siguiente: el vecino entrega los residuos secos a los recuperadores –ex cartoneros– y ellos –en galpones adecuados– los separan para generar su máximo aprovechamiento. El resultado es doble porque, además de generar trabajo genuino para cientos de emprendedores, se hace un aporte sustancial a la conservación del medio ambiente.

La Cooperativa Padilla, de Ciudadela, en el partido de Tres de Febrero, recicla plásticos y los convierte en materia prima para producir productos nuevamente plásticos, y logra una calidad equivalente al 98% de los productos vírgenes.

Ricardo “Coco” Niz –secretario general de la Agrupación Sindical Cartoneros Independientes (Ascira) e integrante de Cooperativas, Recuperadores y Organizaciones Sociales (CRYOS)– explicó cómo nació la idea productiva de los ex cartoneros y la forma de organización con los vecinos.

“Ya vamos para más de dos años con programas de concientización vecinal, con un programa de organización social y de preparación de los compañeros cartoneros en situación de calle. En un trabajo directo con los vecinos el que denominamos recupero domiciliario”, remarcó Niz.

“Nosotros directamente trabajamos con los vecinos y los integramos a un programa de separación de basura en el origen; se lo capacita al vecino para separar los residuos secos y se conviene en cuadrículas, días y horarios con compañeros transformados en promotores ambientales que retiran todo lo que el vecino separa”, subrayó.

Los recolectores juntan y acopian vidrio, papel, cartón, plástico, metales. “De esta manera evitamos, en conjunto, vecinos y promotores ambientales, el entierro de toneladas de productos no degradables y contaminantes para el medio ambiente”, precisó Niz.

La experiencia de los recolectores domiciliarios se desarrolla en los barrios Ejército de los Andes (ex Fuerte Apache), de Ciudadela; en José C. Paz; en Pilar y San Miguel, y desde allí hacia los barrios porteños de Palermo, Chacarita, Flores, Devoto, Villa Crespo, Colegiales y Retiro.

Además, los ex cartoneros confluyen en territorio porteño con sus pares agrupados en la Cooperativa El Ceibo, que dirige Cristina Lescano. “Una vez realizada la recolección –explicó Niz– se acopia en galpones preparados y se comercializa, hasta poder lograr la tan esperada industrialización, como ya tienen los compañeros de la Cooperativa Padilla, quienes están más avanzados en organización y ya están reciclando materiales recolectados”.

“El objetivo es comunicar a los vecinos de estos logros, que son importantes y que en todos los territorios se concreten emprendimientos similares”, añadió. Esto se hace, comentó, “apoyados políticamente por algunos intendentes de la provincia de Buenos Aires y por la Central de Movimientos Populares”.


Fuente: Criticadigital.com

Si querés conocer de qué se trata la ley de basura cero, andá a este post.

Si querés saber acerca de cómo se puede hacer del problema de la basura, una negocio gubernamental ecológico y rentable, leé estos posts.
La importancia del reciclado. Parte 1. Aluminio.
La importancia del reciclado. Parte 2. Plásticos.
La importancia del reciclado. Parte 3. Papel.

Para conocer el emprendimiento de Bioluján para terminar con la basura orgánica convertida en abono de calidad, sin olor y a bajo costo, leé este otro post.

1 comentario:

aquiles m. dijo...

Hasta ahora no encuentro a ningún gobierno que haga una difusión adecuada para organizar, desde los hogares, el desmadre de los residuos.
Sin este ordenamiento se tardará mucho tiempo para conseguir un reciclado de alta eficacia.
Por lo menos es el comienzo.
Estos sistemas se usan en Alemania, por lo menos, hace 30 años.

Posts relacionados

Related Posts with Thumbnails