19 de abril de 2014

Animales asombrosos: entrenando a las mascotas. Un perro increíble y... unas ratas adorables

Mucha gente cree que los animales no humanos tienen poca inteligencia y la mayoría de las personas creen que los animales son incapaces de razonar. Estos prejuicios, y tantos otros, conspiran para entenderlos como seres sintientes, inteligentes y muchísimas veces, asombrosos.

No se trata únicamente de aprender para obtener un premio, cuestión que se tiene por una verdad absoluta producto del viejo cliché del perro de Pavlov. Ese y otros experimentos que concluían simplemente que la repetición de estímulos condiciona la respuesta de los animales no humanos.

Lo que no se cuenta, y tampoco se analiza demasiado, es acerca de qué les pasa a los animales cuando practican trucos o juegos que han aprendido. Lo cierto es que, si usamos nuestra capacidad de empatízar con ellos, veremos cómo disfrutan del juego y de compartir esos momentos de diversión en los que se los siente felices.

Veamos un par de ejemplos sorprendentes:



Una Humanidad que empatiza con sus hermanos menores siempre estará más cerca de ampliar su círculo de compasión y combatir contra la violencia desde las raíces mismas.

La única posibilidad para el cambio es creando conciencia.

No hay comentarios.:

Posts relacionados

Related Posts with Thumbnails