27 de marzo de 2008

¿El fin del petróleo o el fin del petróleo barato? (Parte III)

AVISO: Si no leíste la parte I y la parte II, hacélo antes de seguir. También es indispensable la lectura del post sobre El Cenit del Petróleo u Oil Peak.
Antes de empezar con el post quiero dejar una cosa bien en claro: La única posibilidad para el cambio es creando conciencia. La presión pública acerca de esta problemática y sus consecuencias debe ser tema global. Nos estamos jugando la supervivencia de la especie ante el crash. Nuestra posición como ciudadanos y habitantes de Estados, es igual a la posición que tienen los empleados de cualquier empresa. Somos los últimos en ser tenidos en cuenta. Y si el gerente de recursos humanos tiene que tomar una decisión en beneficio de sus accionistas, lo va a hacer sin miramientos. (Comparen la situación con un presidente mandando a la guerra a sus conciudadanos y sin chalecos antibalas como sucede en IRAK) El tema es mucho más que grave. Esta es la tercera entrega, necesito dosificarlos para que nadie deje de seguirlas con la atención que merece. (este encabezado estará presente en cada una de las partes de esta entrega de Crear Conciencia.)

En esta tercera parte veremos la realidad HOY de las energías alternativas y el porqué es necesario instalar la idea de CAMBIO URGENTE de paradigma energético. El petróleo será cada vez más caro y por el momento es lo que nos permite desarrollar las alternativas de energía que reducirán el efecto del crash o incluso la implementación de tecnologías nuevas que hoy están vedadas por la política y el escepticismo científico.


¿Qué pasa con las alternativas tal como la solar, eólica, hidrógeno, etc.?
Desgraciadamente, la habilidad de estas alternativas de reemplazar los combustibles fósiles está basada más en el mito que en la realidad.
El combustible fósil es la base del 65% de nuestro actual suministro de energía global. Ninguna de las alternativas tradicionales puede proporcionar y ni siquiera acercarse a esta gran cantidad de energía necesaria, fíjese solamente en las cantidades que necesitaremos en el futuro si nuestra población e industrialización continúa creciendo.

Brevemente examinemos las alternativas al petróleo que se proponen normalmente:
(Los siguientes datos han sido ampliamente investigados por Bruce Thompson, moderador del Grupo Yahoo, Running on Empty)

Gas natural:
El Gas natural proporciona actualmente el 20% del suministro de energía global. El gas en si mismo empezará a agotarse por el 2020 en adelante. La demanda para el gas natural en América del Norte ya está dejando atrás el suministro, sobre todo cuando las empresas de energía toman el gas restante para generar electricidad. El gas no está preparado para los existentes aviones a reacción, navíos, vehículos y equipos para la agricultura y otros productos. La conversión consume grandes cantidades de energía así como dinero. El gas natural tampoco proporciona la gran serie de derivados químicos para los cuales dependemos del petróleo.

Hidroeléctrica:
El poder hidroeléctrico actualmente significa el 2.3% del suministro de energía global, comparado con el 40% del petróleo. Es impropio para los aviones y los 800 millones de vehículos existentes hoy en día.

Solar:
La energía solar significa actualmente el .006% del suministro de energía global. La energía varía constantemente con el tiempo o el día/noche. No se puede almacenar o transportar como el petróleo o el gas natural, es también impropio para los vehículos actuales y el uso industrial.
Un tablero solar típico para calentar agua, puede, sin embargo, entregar del 50% al 85% del agua caliente de una casa. Usar algo de nuestras preciosas reservas de petróleo para fabricar equipos solares podría ser sabio.

Energía eólica:
La energía eólica entrega actualmente el .07% de suministro de energía global. Tal como con la energía solar, la eólica varía enormemente con el clima y no es transportable o almacenable como el petróleo y el gas.
El viento no puede proporcionar los derivados del petróleo tales como fertilizantes o plásticos.

El hidrógeno:
El hidrógeno entrega actualmente el 0.01% de la energía global. El hidrógeno es actualmente manufacturado de gas de metano. Toma más energía para crearlo que aquella que realmente proporciona. Es por consiguiente un "portador" de energía más que una fuente de energía. El hidrógeno líquido ocupa el equivalente a cuatro a once veces el volumen de gasolina o diesel. No sirve para los existentes vehículos y aviones y sistemas de distribución. El hidrógeno solar podría ser una opción en algunos países cálidos.

Nuclear:
La energía Nuclear está siendo ahora abandonada globalmente. Su habilidad para suavizar el crash del petróleo es muy problemática debido a varios factores:

1. la posibilidad de accidentes y terrorismo.
2. el costo: un reactor cuesta aproximadamente 13 mil millones dólares.
3. el número de reactores que se necesita: 1,000
4. no directamente útil para el transporte o la agricultura.
5. el uranio requiere la energía del petróleo para ser extraído.
6. TODOS los reactores abandonados son radiactivos durante décadas o milenios.
7. aun cuando pasemos por alto estos problemas, el poder nuclear es sólo una solución a corto plazo. El Uranio también posee una cresta de Hubbert y las reservas actuales conocidas pueden proporcionar la energía que la tierra necesita durante sólo 25 años, con un cálculo optimista.

Carbón:
El carbón entrega actualmente un 24% de los suministros de energía global. Como un reemplazo para el petróleo es impropio dado el hecho que es 50% a 200% más pesado que el petróleo por unidad de energía. Sustituyendo el petróleo por carbón requeriría la expansión de la minería del carbón, llevando a la ruina a las tierras y al aumento en las emisiones de gas de invernadero. En contraste con el petróleo y combustibles de gas, regular el nivel al cual se quema el carbón es difícil. Es por ello que se usa en las estaciones de energía para hacer electricidad, gastando así la mitad de su volumen de energía.
Las operaciones de la minería del carbón se mueven con petróleo tal como la maquinaria de la minería y transporte del carbón. La enorme polución es un problema mayor. Una sola estación operada con carbón puede producir un millón de toneladas de desechos sólidos cada año. Calentar las casas con carbón contamina el aire con humos acres que contienen gases ácidos y partículas. Una gran polución y problema medioambientales: (humos, gases de invernadero y lluvia ácida). Finalmente, los combustibles líquidos del carbón son muy ineficientes y requiere grandes cantidades de agua.

Fuentes no-Convencionales tal como Esquistos, Tear Sand, & Coalbed Methane:
Estas fuentes no convencionales actualmente entregan el 6% del suministro de gas norteamericano. Cada una de estas alternativas requeriría una gran inversión en investigación e infraestructura para aprovecharlas, además de grandes cantidades de petróleo, ahora expirando, antes de que ellas pudieran estar listas para ser usadas.
Por ejemplo, en Alberta, Canadá, se están produciendo aproximadamente 200 mil barriles por día desde petróleo no convencional, pero toma aproximadamente 2 barriles de petróleo en energía para producir 3 barriles de petróleo equivalente de esos recursos. Adicionalmente, los costos medioambientales son horrendos y el proceso usa una tremenda cantidad de agua fresca y también gas natural, dos suministros limitados.
El problema mayor con el petróleo no convencional es que ellos no pueden ser explotados antes que el petróleo entre en crisis y los saque adelante y el índice de extracción es lejos demasiado lento para satisfacer la enorme demanda energética global.

¿Y los biocombustibles?

En un artículo: The Post Petroleum Paradigm, el ex Profesor de Geología en la Universidad de Oregón, Dr. Walter Youngquist indica las severas limitaciones de la biomasa y el etanol.

La siguiente es una cita de ese artículo:
A veces se promueven los combustibles derivados de las plantas como una fuente para reemplazar el petróleo.
Los hechos y experiencia con el etanol es un ejemplo. El etanol es un alcohol derivado de vegetales (normalmente maíz) el cual es usado hoy en día, principalmente en la forma de gasohol, una mezcla de 10% de etanol y 90% gasolina. Ya que se usa en alguna extensión, se piensa normalmente que el etanol es una solución parcialmente aceptable al problema del combustible para las máquinas.
Sin embargo, el etanol es una energía negativa – es decir, toma más energía para producirlo que aquella que se obtiene de él.
La producción del etanol es malgastar recursos fósiles de energía. Aproximadamente un 71% más energía es usada para producir un galón de etanol que la energía contenida en un galón del mismo.
La producción del etanol sobrevive gracias a un subsidio entregado por el gobierno norteamericano con los dólares de los contribuyentes. Continuar la producción de etanol es puramente un dispositivo para comprar los votos de los granjeros norteamericanos en el medio oeste y también puede relacionarse con el hecho que la compañía que fabrica el 60% del etanol norteamericano, es también uno de los contribuyentes de dinero más grande de las campañas al Congreso - un penoso ejemplo de política que atropella la lógica.

¿Qué pasa con esa nueva tecnología que puede convertir cualquier cosa en petróleo?

"Thermal depolymerization" la cual puede transformar muchos tipos de desechos en petróleo podría ayudarnos a levantar nuestra eficiencia energética cuando perdamos capacidad por el agotamiento del petróleo. Si bien podría ayudarnos a morigerar el crash, no es una verdadera solución.
Como todas las otras formas de energía alternativa, hemos perdido la posibilidad de implementarla antes del crash. Actualmente, sólo una planta de despolimerización termal es operacional. Miles de tales plantas en funcionamiento serían necesarias antes de que esta tecnología representara incluso una pequeña diferencia en nuestra actual situación.
Por otra parte, cualquier cosa que resulte del proceso, debe tener menor energía útil que aquella que entró en el proceso, como es requerido por las leyes de termodinámica. Finalmente, la mayoría de los desechos de entrada (como plásticos y neumáticos) requieren en su inicio, petróleo de alta calidad para fabricarlos.

El problema más grande con la despolimerización termal es que está siendo anunciada como un medio para mantener los procesos productivos de costumbre. Tal publicidad promueve el amplio consumo, proporcionándonos un sentido gravemente falso de seguridad y anima a que continuemos pensando que no necesitamos hacer de este problema una prioridad.

No hay nada de que preocuparse. Cuando el precio del petróleo se ponga demasiado alto, la "mano invisible" del mercado y las leyes de oferta y demanda nos obligarán a que cambiemos a las fuentes alternativas de energía, antes de que las cosas queden fuera de control.
Esta cita de Michael Ruppert le ayudará a clarificar la situación:
Para todos los engañados y optimistas defensores de la energía alternativa que nos aseguran que no hay nada de que preocuparse, les sugiero que vayan y vivan en el noreste hoy día mismo y vean cuan abrigados les mantienen sus molinos de viento, paneles solares, biomasa y mitos del hidrógeno.

¿Dónde está la infraestructura a usar incluso en las lastimosas soluciones que la energía solar, eólica y la biomasa podrían proporcionar?
Además, los indicadores del mercado vendrán probablemente demasiado tarde para implementar cualquiera de las alternativas que tenemos disponible. Una vez que el precio del petróleo esté lo bastante alto y que las personas comiencen a considerar las alternativas en serio, esas alternativas serán demasiado caras para implementarlas en una gran escala. La razón: Se requiere el petróleo para desarrollar, fabricar, transportar e implementar alternativas al petróleo con instrumentos tales como paneles solares, biomasa y molinos de viento.

Hay muchos ejemplos en historia dónde la escasez de un recurso despreció el desarrollo de recursos alternativos. El petróleo, sin embargo, no es cualquier recurso. En nuestro mundo actual, es la condición previa para todos los otros recursos, incluyendo los alternativos.

En términos pragmáticos, esto significa que si usted quiere que su casa sea energetizada por paneles solares o molinos de viento, sería mejor que lo hiciera pronto. Si usted no tiene estas alternativas a punto cuando se apague la luz, usted se quedará sin energía.

¿Así que estas alternativas son inútiles?
No, no del todo. Cualquiera sea la civilización que surja después del crash obtendrá probablemente una buena parte de su energía de estas tecnologías.
Mientras que las alternativas tradicionales tal como solar y eólica ciertamente merecen que se invierta en ellas, no son, de ninguna manera, las varitas mágicas como se anuncia a menudo.
Lo siguiente es una cita del libro del Profesor Richard Heinberg, "La Fiesta ha terminado: Petróleo, Guerras y el Destino de la Civilización Industrial", en la cual él explica por qué la noción que "Todos lo que tenemos que hacer es cambiarnos a la energía solar, eólica, etc. . . ", es ilusoria en su simplicidad:
Claramente, necesitaremos encontrar suplentes para el petróleo. Pero un análisis de las actuales alternativas de energía no es tranquilizante.

Los análisis matemáticos serios de los recursos de energía muestran una incómoda perspectiva, pero inevitable: aun cuando se intensificaran ahora, los esfuerzos para cambiar a fuentes de energía alternativa, después del peak del petróleo, las naciones industriales tendrán menos energía disponible llevar a cabo la producción útil - incluyendo la fabricación y transporte de bienes, el crecimiento de productos alimenticios y la calefacción de hogares.

Para estar seguros, deberíamos estar invirtiendo en las alternativas y deberíamos convertir nuestra infraestructura industrial para usarlas. Si existiese alguna solución para las sociedades industriales ante la próxima crisis de energía, renovables más conservación la proporcionarían. Aún así, para lograr una transición suave de no renovables a renovables, se necesitarán décadas - y no tenemos décadas antes que los índices peak en la extracción de petróleo y gas natural ocurran.

Es más, incluso en el mejor de los casos, la transición requerirá el cambio masivo de inversión desde otros sectores de la economía (como el ejército) hacia la investigación de energía y conservación. Y las alternativas disponibles probablemente serán incapaces de sostener el transporte, los alimentos y la infraestructura del hogar que tenemos ahora; así la transición traerá consigo un casi completo rediseño de las sociedades industriales.

¿Que pasa con la "nueva energía”?. ¿No inventó Nikola Tesla una máquina que produce energía de la nada?
Existen actualmente algunas tecnologías muy excitantes en desarrollo que tienen el potencial para revolucionar nuestra sociedad. Son llamados la "Nueva Energía."
Si pudiéramos superar la resistencia masiva tanto política como académica e industrial, podríamos hacer de estas tecnologías una realidad.
Algunas de estas tecnologías fueron iniciadas por Nikola Tesla y el Dr. Wilhelm Reich. ¿Adivinaría usted que pasó con ellos? Tesla murió sin dinero. El gobierno quemó sus libros. Reich fue enviado a prisión y también quemaron sus libros. De hecho, él es la única persona a la cual le han quemado sus libros los rusos, alemanes y los norteamericanos.

La revista Infinite Energy Magazine es un buen lugar para indagar acerca de estas tecnologías vedadas hoy por la política y la ciencia.

Fin de la tercera parte.

La política que USA deja entrever: Parte IV

Preguntas acerca de lo inevitable: Parte V

Conclusiones: Parte VI

Fuentes: Matthew Davis Savinar, La vida después del crash del petróleo. Ni nuclear ni otras.

4 comentarios:

Bruno dijo...

El día en que tengamos que quemar los libros para calefaccionarnos, nos daremos cuenta que Tesla podría habernos salvado, quizas.

Esto esapocaliptico. Es preocupante.

Más aun lo es que el mundo este en otra.

Saludos!

Jean Paul dijo...

Sublime amigo. Que lástima lo de la energía nuclear. Pensaba que a mediano plazo podría ser muy útil hasta que te lei.
Lo único es que ya que el blog habla de crear conciencia, pensaba que los países más desarrollados -G8- debería concientizar a su pueblo y reducir a la mitada o un tercio el consumo de energía. Pero hay tanta guita en el proceso de venta, producción y consumo.......
Sublime y escalofriante. Siga informandonos.

CLAUDE dijo...

Vaya, vaya, evidentemente no es éste el post con el que esperaba tranquilizarme sobre la cuestión energética global...

OliverX dijo...

Bruno y Claude:
Imagínense lo que tengo como visión:
La comunidad internacional desde los habitantes y ciudadanos hasta las líneas de oposición que no tienen injerencia en el actual paradigma energético, presionando para que haya un cambio urgente tanto en el despilfarro del recurso como en la busqueda de soluciones a corto y largo plazo...
Vos te pensás que los Einsteins y Teslas que hay hoy, no verán la oportunidad para publicar y financiar sus investigaciones?
Eso es a lo que apunto con este dramático post.
Les juro que lo que menos quiero es que se angustien. Lo cierto es que las probabilidades que ocurra esto son tan altas como la ignorancia que hay acerca del tema.

Jimmy Carter en 1980 se sentó y habló clarito. Fue su sentencia de muerte política. Hoy a casi 30 años, y habiéndo llegado finalmente el cenit del petróleo, parece que lo único que tenemos son esos 30 años desperdiciados. No se ha hecho nada en pos de lograr el cambio que permita la supervivencia de la especie tal como la concebimos hoy.
También creo que es una verdadera oportunidad para que cada país, invierta realmente con todos los esfuerzo posibles en cambiar las matrices energéticas y dar verdadero apoyo a la posibilidad de reemplazar el gas natural para calefaccionarnos con energía solar.
Por lo menos eso nos dará aire para seguir creyendo en la ciencia, y preservando mayor cantidad de petróleo como bien más preciado.

Jean Paul:
Así es amigo. La energía nuclear depende de un recurso no renovable pero que tiene residuos que quedan hasta que las velas no ardan...

PD: Lo que está en ROJO son todas las cosas que de verdad pueden hacer el cambio.

Posts relacionados

Related Posts with Thumbnails