22 de octubre de 2012

El 8N como bisagra en la construcción de ciudadanía




El comienzo de la Satyagraha argentina. El descontento manifiesto de una ciudadanía sin representación política cabal, demanda la sujeción al derecho constitucional, el respeto de las libertades individuales y colectivas, y la defensa de las instituciones democráticas. La accountability, o control horizontal, una deuda pendiente que comienza a aparecer como reclamo republicano. Lula y la sugerencia de la necesaria alternancia en el poder.

Por Pablo Olivera Da Silva* | 22.10.2012

Se acerca el 8N y todos los poderes ejecutivos de todos los niveles de gobierno del país comienzan a manifestar preocupación, sin lugar a dudas. No sólo el Poder Ejecutivo Nacional sino las gobernaciones y las intendencias donde ya se publican los lugares de convocatoria para la marcha de los indignados argentinos temen por los alcances de la misma y, más aún, las consecuencias que acarrea la instalación de una Satyagraha (revolución no violenta) argentina.

El 13S fue, para muchos, el inicio de esa Satyagraha que, en la construcción política del liderazgo de Mahatma Ghandi, primero en Sudáfrica y luego en su India natal, significó la posibilidad de que Martin Luther King y otros líderes revolucionarios pusieran en práctica su metodología con éxito diverso. Incluso Aldous Huxley en su ensayo “Ciencia, Libertad y Paz” pondera a la Satyagraha como la herramienta de cambio más importante creada por las sociedades humanas en contra de la tiranía y los desmanejos de las corporaciones políticas.

Cuando emerge un ejemplo paradigmático como el caso de los primeros piquetes en Mosconi y Tartagal que luego estudiara la socióloga Maristella Svampa, definiendo y delimitando un fenómeno social luego denominado “Movimiento Piquetero”, éste estaba a la vista aunque aún no se dimensionaba sus alcances. Luego de su revelación y puesta en funcionamiento como dispositivo de acción política, quedó identificado y reconocido como práctica cuasi legitimada por el momento histórico político argentino, a principios del siglo XXI.

Es por eso que la aparición de una metodología novedosa, sostenida sobre las bases tecnológicas de la sociedad de la información donde las redes sociales cumplen un rol central de difusión y exponenciación de las capacidades de distribución de la información, por fuera de los canales tradicionales, aparece como un fenómeno que requiere seguimiento e investigación.

La Satyagraha argentina promete reforzar sus características comunes con otro tipo de manifestaciones tales como las convocadas durante la Primavera Árabe o las que hoy se propagan por el colectivo indefinido “Anonymous”. Facebook y Twitter son las armas de difusión masiva y en pocos minutos alcanzan objetivos de comunicación que jamás había alcanzado ningún medio masivo de comunicación en su breve historia, partiendo de los comienzos de la televisión y la radio en el siglo pasado.

Asimismo, el carácter de independencia de todo actor político relevante hace que quienes deben intentar contrarrestar políticamente sus efectos no puedan definir al enemigo. La masa sin liderazgos salientes puede disolverse rápidamente pero la teoría parece no cuajar con la práctica de un fenómeno que comienza a cargarse de una mística potente capaz de poner en serios aprietos al poder.

Otro ataque que han ensayado los defensores del oficialismo es que los mensajes son difusos o amplios y más que un ataque es la impotencia de no poder restringir los argumentos por los cuales generar un contra discurso. Si sintetizamos las demandas que se ven reflejadas en pancartas o carteles caseros, podemos identificar consignas referidas a la defensa de las libertades individuales o colectivas, un duro castigo contra aquellos sospechados de corrupción desde el Estado, la defensa de la Constitución Nacional y las Instituciones de la democracia que sostienen la forma republicana de gobierno.

Aparece así un reclamo convergente, sin precisar la palabra técnica que Guillermo O'Donnell, politólogo argentino ya extinto, define con precisión: accountability horizontal.
La existencia de instituciones estatales que tienen autoridad legal y están fácticamente dispuestas y capacitadas para emprender acciones que van desde el control rutinario hasta sanciones penales o incluso impeachment, en relación con actos u omisiones de otros agentes o instituciones del estado que pueden, en principio o presuntamente, ser calificados como ilícitos.

Puede verse de forma variada, pero uniforme, en cuanto a contenido troncal, la identificación de los reclamos con una ciudadanía que pretende una continuidad democrática basada en la división de poderes, la alternancia en el poder, -justamente destacada en el 48º Coloquio de IDEA por el ex presidente brasileño Inácio Lula Da Silva- como forma de restringir el abuso de poder o desalentar la amenaza de prácticas autocráticas o incluso, la instalación de la semilla de la tiranía que encierra todo recuerdo de gobierno con raíces populistas, anclados en la exteriorización de un culto a una idea con iconografía religiosa y fanatismo político, destructor de todo debate dialógico.

La aparición de una clase media movilizada con una clara intención de compromiso ciudadano es lo que resalta de este fenómeno. Esa clase media que se mantenía al margen y sumida en la apatía cívica hoy parece despertar de su letargo clasista e impulsa una movilización que aún no puede ser dimensionar en su alcance y, lo más importante, en sus efectos políticos y duración e intensidad.

Será cuestión de tiempo ver si esa ciudadanía movilizada resiste y aprende cabalmente lo que significa la Satyagraha, o revolución no violenta. Si se involucra como actores cívicos de relevancia y adhieren a las manifestaciones de defensa democrática, creando redes, como las que emergieron en 2009 con una masiva participación en la fiscalización independiente y partidaria de las elecciones legislativas, las únicas que hasta hoy, ha perdido el kirchnerismo desde el ejercicio del poder.

* Politólogo.

19 de octubre de 2012

A crear conciencia! 95% se cura

El cáncer de mama afectará a una de cada ocho
mujeres en la Argentina. Pero el cáncer tiene cura.


La detección temprana del cáncer de mama aumenta las probabilidades de cura. Los tumores menores a un centímetro de diámetro se curan en el 95% de los casos. Diagnosticado precozmente, no es necesario extraer la mama (mastectomía), ni todos los ganglios axilares.
Este post no es sólo para vos mujer. Vos que tenés madre, hija, nieta, tía podés lograr que tomen conciencia de esta enfermedad que se puede controlar previniéndola. Por eso, hoy la ventaja que nos da el cáncer es la prevención.
La mamografía debe efectuarse cada dos años a partir de los 40 y anualmente a partir de los 50. El examen médico periódico desde la adolescencia. Consultá a tu ginecólogo al menos una vez al año. Con esa única visita podrá indicarte los estudios periódicos que puedan evitar que este mal sea mortal, así como también el cáncer de cuello de útero, en donde la prevención es esencial y se logra a través de un simple PAP y colposcopía.
Para más información, entrá a FUCA, o consultá a tu ginecólogo.

La única posibilidad para el cambio es creando conciencia.
La prevención es nuestra gran aliada en la lucha contra el cáncer.

En homenaje a Patricia Miccio, una luchadora incansable de la vida. 
Post original del 19/10/2008.

Posts relacionados

Related Posts with Thumbnails