21 de junio de 2011

¿Alguna vez vieron un gato ladrar?

Yo, nunca. Hasta ahora.
Vean a este inquieto felino demostrando sus habilidades camaleónicas...



¿Sorprendente, no? Si querés ver más videos acerca de animales asombrosos, seguí la etiqueta.

19 de junio de 2011

“Es muy fuerte que te digan que tenés los pulmones de una persona de 70”

Andrea tiene 41 años y 20 de fumadora. Midió su edad pulmonar a través de un sencillo método que los expertos recomiendan para tomar la decisión de dejar el cigarrillo.

Andrea está decidida a acabar con él. Sabe concienzudamente que de esa relación no saldrá nada bueno. Ya lo intentó en otras oportunidades, pero siempre terminó volviendo. Sus familiares nunca lo aceptaron. Le rogaron hasta el cansancio que lo deje. Esta vez, promete, la ruptura será definitiva. “El cigarrillo no puede ser más fuerte que yo. Tengo que poder dejarlo ya”, afirma.

Andrea Demarco entró al consultorio convencida. Afuera la esperaba su hermana, que lleva en la panza a su cuarta sobrina. Ella la impulsó a pedir ayuda profesional para liberarse del flaco ese que hace 20 años le viene arruinando la vida, el mismo que mató a su tía y el que metió a su papá en una lucha contra el EPOC. Es agente turística y su rostro despliega una sonrisa amplísima que se borró de un plumazo cuando escuchó el número. “Setenta”, dijo la médica. “Tá”, respondió seca, seria, atónita, apesadumbrada. En un segundo comprendió que sus pulmones casi la doblaban en edad. “Tengo 41, es muy fuerte que te digan que tenés los pulmones de una persona de 70 años”, admitió. Perturbada por el diagnóstico, salió con el firme desafío de dejar al pucho para rejuvenecerlos.

Un estudio reciente publicado por la British Medical Journal (BMJ) reveló que la medición de la edad pulmonar sirve como incentivo para dejar de fumar. “Es muy motivante enfrentarse a la cruda realidad del daño que el cigarrillo le hace al cuerpo”, explica a Clarín.com Marta Angueira, coordinadora del Programa de Prevención y Control del Tabaquismo porteño y directora del programa “Buenos Aires, ciudad libre de humo”.

“Lo que está demostrado es que la gente se sensibiliza. Uno de los problemas que siempre tuvo el tabaquismo es que para ver los daños tardás mucho. Para ver el cáncer de pulmón y el EPOC (Enfremedad Pulmonar Obstructiva Crónica) se tarda entre 15 y 20 años. Pero acá estás poniéndole un número en ese momento al daño que le produjo (al paciente) el humo del tabaco de tantos cigarrillos”, agrega Angueira, la responsable de darle la movilizante noticia a Andrea en su consultorio del hospital Ramos Mejía.

La edad pulmonar es diagnosticada en menos de cinco minutos. Se mide con un espirómetro. El paciente inspira y sopla el aire en la boquilla del aparatito de un tirón, durante seis segundos. El procedimiento se repite tres veces, se promedian las cifras, y el resultado se compara con el valor normal de una persona de su misma edad no fumadora. Y así surge el número que, la mayoría de las veces, espanta.

Sin embargo, está comprobado que el cimbronazo sirve para tomar la decisión de dejar el cigarrillo. La investigación publicada por el BMJ demostró que los pacientes a quienes se les había informado su edad pulmonar habían dejado de fumar en mayor proporción que aquellos a quienes no se les había comunicado el nivel de daño en esos términos.

Angueira agrega que la medición no sólo contribuye a la cesación tabáquica, si no también al mantenimiento. La edad pulmonar “puede mejorar y mucho”, alienta. Pero, para eso, hay que seguir un puñado de indicaciones: dejar de fumar, no estar en ambientes con humo de tabaco, realizar caminatas o algún tipo de actividad física (hasta cambiar el ascensor por las escaleras ayuda). Así, poco a poco, “la edad pulmonar se va acercando a su edad cronológica”, sostiene.

Roberto Rúa tiene 62 años y fumó durante 48. Es técnico radiólogo y entra al control agitado y transpirado en un día lluvioso y muy fresco. Hace dos meses dejó el pucho. Los deseos de “respirar, y olfatear mejor, sentir mejores gustos y caminar mejor” lo llevaron a tomar la decisión. Y ya empezó a notar los cambios. Dice que no tiene la tos que lo ahogaba a la mañana y que no necesita agregarle tanta sal a las comidas. Sin embargo, admite con su voz ronca, por momentos jadeante, que todavía se cansa mucho. Cuando la pantallita le reveló que tiene los pulmones de un hombre de 111 años se recostó sobre el respaldo de la silla y como quien elige reír para no llorar bromeó: “Como la ginebra Bols”. Ya sin ganas de chistes preguntó conociendo la respuesta “¿De terror esto, no?”.

Para consuelo de Roberto, el estudio se repite a los seis meses o al año de haber dejado de fumar y los resultados demuestran que el tiempo sí puede volver atrás.

Pese a que la recuperación del daño pulmonar es lo que más tiempo lleva, los beneficios de abandonar el cigarrillo se experimentan ya a los 20 minutos de haber apagado el último. La tensión arterial y la cantidad de monóxido de carbono (CO2) en el aire exhalado disminuyen. Ese último valor se mide con otro aparatito y con un procedimiento parecido al de la edad pulmonar. “A medida que la persona disminuye el número de cigarrillos va bajando la medición de CO2 hasta llegar a un valor normal”, apunta la médica. En su primer mes de tratamiento para dejar el tabaco, Fabián González (47) celebra que el aparatito muestre que tiene el monóxido en valores normales. “Tengo una nena adolescente y no quería que pensara que el cigarrillo formaba parte del padre para que tampoco forme de ella”.

La sonrisa de a poco vuelve a dibujarse en el rostro de Andrea. El shock inicial le sirve para reforzar la decisión y deja el consultorio persuadida hasta la médula de que la chiquita que la espera afuera en la panza de su hermana conocerá, cuando salga al mundo, a una tía libre de humo.

Para dejar de fumar:
El Ministerio de Salud de la Nación ofrece un listado con consultorios de todo el país en los que se puede realizar el tratamiento para dejar de fumar. Además, en la línea gratuita 0800-222-1002 atiende consultas y realiza derivaciones.
Y en la Ciudad, a través del Programa de Prevención y Control del Tabaquismo en 15 hospitales porteños se ofrecen tratamientos para dejar de fumar, con cobertura de medicamentos totalmente gratuita

Fuente: Clarín.com (acceder al link para ver el video)

18 de junio de 2011

Iron Horse, moto electrica cero emisiones.


Ya he posteado acerca de los verdaderos autos del futuro, eléctricos o impulsados a aire comprimido,  con cero emisión de gases contaminates. Ya habíamos visto la flamante bicicleta de Wolkswagen, pero... no habíamos visto ningún desarrollo poderoso para motos de competición.
Conozcamos a Iron Horse
Siguiendo a su anterior desarrollo, el coche eléctrico Nemesis, Ecotricity junto con la colaboración de la Universidad de Kingston ha presentado su versión una super moto eléctrica Iron Horse que esta potenciada gracias al viento, con energía proveniente de las propias turbinas eólicas deEcotricity.
image
Esto la convierte en un vehículo eléctrico de cero emisiones y de altas prestaciones. Este concept fue desarrollado para competir en la competencia de TT Isla de Man que se considera como una de las principales carreras de motos eléctricas  en el mundo.
Iron Horse  se destacó en la carrera de Isla de Man TT  en la que participó recientemente quedando en tercer lugar y obteniendo un premio de £ 5000 por ser el mejor equipo de Unversidades, superando a los rivales deImperial y el MIT, e incluso a otros equipos profesionales como BMW. Su velocidad máxima alcanzada fue de 225 km/h.
Esta carrera ofrece un premio mayor de £ 10,000 (cerca de 11.000 euros) para la primera motocicleta eléctrica que pueda completar el recorrido con una velocidad media de 160 km/h. Hasta el momento, no hay moto que lo haya logrado.

14 de junio de 2011

Con la energía nuclear en retirada, Europa busca “importar” sol de Africa.

Cobra fuerza un megaproyecto para generar electricidad solar y eólica en el desierto del Sahara.

Con la energía nuclear en retirada, Europa busca “importar” sol de Africa

Los tuaregs lo llaman Teneré, “El Desolado”. Un espacio inmenso de más de 9 millones de kilómetros cuadrados muy poco poblado y donde la vida sólo se da en durísima condiciones.

Pero el Teneré –o Sahara, como lo conocemos nosotros– podría ser una fuente energética sin fin para el Magreb, Oriente Medio y media Europa de cristalizarse “Desertec”, un megaproyecto europeo que ya está empezando a arrancar.

El anuncio del abandono de la energía nuclear en Alemania y Suiza –y las dudas de otros países europeos–, la dependencia del gas ruso y del petróleo de Oriente Medio, son un impulso a las energías renovables. Desertec pretende generar electricidad solar y eólica en el Sahara para distribuir una parte en la región y llevar el resto a Europa a través de líneas submarinas de alta tensión.

Con la misma o menos energía nuclear y recortando emisiones contaminantes, la única opción si se quiere mantener la actividad económica es potenciar las renovables. La UE promete desde hace años que en 2020 su consumo energético será generado al menos al 20% por energías renovables.

La inversión y las infraestructuras tendrán que ser masivas, y Europa mira al Sahara. Aunque todavía está en pañales, el proyecto avanza y en 2013 ya se comenzará la construcción de la primera planta termosolar de 500 megavatios en Marruecos , que deberá ser conectada a la red eléctrica española.

El Instituto Europeo de Energía considera que, de completarse –se estima en 20.000 km2 de placas solares y molinos – Desertec podría generar la electricidad suficiente para el consumo total del Magreb y Oriente Medio y al menos el 15% del consumo europeo.

La inversión necesaria, para que en 2050 se estén produciendo 100 gigavatios anuales, se estima en unos 450.000 millones de euros , que incluirían la construcción de las plantas solares y eólicas, el desarrollo de las redes eléctricas y su traslado a Europa a través de líneas submarinas de alta tensión.

Las conexiones entre Africa y Europa se harían por el sur de Italia y de España y se estudiarían rutas desde Oriente Medio hacia Turquía y Grecia.

Alemania, Italia y España parecen los más interesados . Deutsche Bank financiaría parte de las inversiones y ya mostraron su interés los gigantes energéticos e industriales alemanes Munich Re, E.ON, RWE y Siemens, los italianos Enel y Unicredit y los españoles Abengoa y Red Eléctrica Española.

En la ciudad alemana de Múnich ya funciona la “Desertec Industrial Iniatiative”, encargada de diseñar antes de finales de 2012 las condiciones técnicas, jurídicas y económicas para sacar adelante el proyecto.

A pesar del apoyo inicial del presidente francés Nicolas Sarkozy, Francia parece desmarcarse y apuesta por otra red, Medgrid, cuyos socios principales son todos franceses: la empresa de ingeniería Alstom, la nuclear Areva, las eléctricas EDF y GDF Suez. El proyecto galo está más retrasado y Bruselas pretende que cooperen y entiendan que un solo proyecto europeo será más rentable y, sobre todo, más fácil de llevar a la práctica.

Los países del Magreb también parecen dispuestos a participar. Argelia se muestra interesada, así como Túnez y Marruecos. Y la UE espera que un Egipto y una futura Libia democráticos se sumen al proyecto.

Argelia ya construye grandes plantas solares y de gas natural con las que quiere generar electricidad para exportar a Europa a partir de 2020. Y en abril el gobierno provisional tunecino aprobó el estudio de varios proyectos de energía solar y eólica.

El director de Desertec, el holandés Paul Van Son, estima que las revueltas árabes pueden ayudar a que sea viable. Van Son dijo que “los cambios políticos actuales pueden producir retrasos en la planificación de las primeras instalaciones, pero no ponen en duda el proyecto. Al contrario, el objetivo de Desertec no perderá su significado ni su interés con ningún escenario”. En castellano antiguo: sean dictadores o demócratas, cualquier régimen de la zona estará interesado.

Al proyecto se sumaría la construcción de una “rejilla” europea, una masiva malla que conectaría todos los sistemas eléctricos del continente. Así, Dinamarca podría vender electricidad generada en sus molinos al sur de Europa o España al norte.

No todo el mundo es tan optimista. Analistas del Center for European Policy Studies consideran que esa electricidad generada en el Sahara no podrá competir en precios con la generada en Europa y que necesitará subvenciones públicas, aumentando así su costo durante décadas.

Por Martín Idafe. Bruselas. Especial Para iECO

13 de junio de 2011

Alemania abandonará la Energia Nuclear.


El desastre nuclear en la central de Fukushima con sus devastadores resultados, al menos nos está dejando algo importante: la creciente conciencia de la necesidad imperiosa de abandonar la energía nuclear. Y esa conciencia llegó, afortunadamente, a Alemania, una de las economías más importantes de Europa. Su gobierno de coalición a decidido cerrar todas las centrales nucleares del país para 2022.
image

Actualmente Alemania cuenta con un total de 17 centrales nucleares, que generan alrededor de un cuarto de las necesidades de energía total del país. Entre ellos, hay siete reactores –los más antiguos- que ya se han dado de baja después de las inspecciones de seguridad realizadas tras el desastre de Fukushima. Las restantes serán desactivadas en los próximos 11 años, adelantando significativamente la fecha antes prevista para su cierre en 2034.
La generación de electricidad que ahora realizan las centrales nucleares alemanas será reemplazada por energías renovables: principalmente energía eólica, solar e hidroeléctrica (que hoy producen alrededor del 17 por ciento de la electricidad). Se espera que al alcanzar el año 2022 ya estén generando el 50% de las necesidades energéticas de Alemania.

10 de junio de 2011

Pila de combustible abastece todo un edificio.


En un logro innovador para proporcionar energía limpia y verde, The Octagon, un apartamento de 500 unidades residenciales en la isla Roosevelt en Nueva York, será el primero en abastecerse completamente con pilas de combustible.
image
Este innovador proyecto tuvo un importante inversión inicial de 1,2 millones de dólares del proyecto, y ha sido patrocinado por el New York State Energy Research Development Authority(NYSERDA).
El sistema energético del edificio se nutre de una pila de combustible de óxidos sólidos (SOFC) UTC Power de 400 Kw. Las SOFC son utilizadas para la producción de energía a gran escala y trabajan sobre la base de lacogeneración de calor y electricidad (CHP). Este tipo de pila de combustible requiere una temperatura muy alta (700 a 100 grados Celsius) para producir electricidad. Este requisito de alta temperatura crea algún problema, pero el vapor producido por la alta temperatura puede ser utilizado para producir más electricidad.
Está alimentada por gas natural que se convierte en electricidad a través de un proceso electroquímico constante que requiere menos de combustión y por lo tanto produce menos emisiones.

Fuente: Ecofriend vía erenovable.com

7 de junio de 2011

Una mayoría aún sin voz


Es un hecho: la República se tambalea, pero ni los propósitos ni las conductas del populismo son denunciados con la claridad y la firmeza necesarias. Los opositores invierten más tiempo en hablar de las propias virtudes y en denostar al competidor que en denunciar los riesgos que corre el sistema.
Claridad y firmeza no sólo implican energía y transparencia. Implican, además y ante todo, aptitud persuasiva, coraje y lucidez unidos al poder de comunicación. No otra cosa demanda el desperdigado sector mayoritario de nuestra sociedad. Por eso es Moyano y no sus adversarios quien de veras preocupa al Gobierno. Es el único que, por el momento, condiciona la avidez de sus aspiraciones. La vía extorsiva, sin embargo, no puede ser el camino legítimo para disputarle al oficialismo la conducción del país. Una vía, dígase de paso, por la que el oficialismo no vacila en transitar cuando lo cree necesario.
Quien aspire a alcanzar, en nombre de la oposición, la presidencia de la República debería tomar muy en cuenta lo que ha escrito Susana Viau y disponerse a "caracterizar con menos miramientos al gobierno de Cristina Fernández, denunciar la corrupción, fustigar los desbordes cesaristas y alertar acerca de sus ya insinuadas intenciones de perpetuación; sólo la inminencia de una aventura autoritaria legitimaría la construcción de una gran alianza opositora". Todo ello sin olvidar esa franja más que dilatada de trabajadores que, por no integrar las compactas filas camioneras, se ve privada de los beneficios que Moyano sabe recaudar para los suyos. Esa brutal asimetría ha generado descontentos que todavía no encuentran representación entre los opositores de algún relieve.
El juego pendular desplegado por los coqueteos cristinistas (me voy, me quedo, me voy) no puede confundir sino a los distraídos. Unicamente ellos son capaces de creer que la Presidenta se entretiene deshojando la margarita. Por supuesto, su psicopatología podría marcarle algún límite. Pero no su ambición.
¿Hasta cuándo se subestimará a los voceros del oficialismo que invocan la necesidad de que la Presidenta encuentre el recurso "legal" que le permita perpetuarse en el poder, como lo hacen siempre que pueden sus aliados provinciales? Es, la de esos voceros, una propuesta que lo dice todo acerca de la lógica que vertebra el propósito primario de quienes promueven "el modelo" y se ufanan de ser populistas. El desborde frecuente en el que incurren brinda demasiada transparencia a lo que el tacto aconsejaría presentar por el momento con mayor discreción. Esa franqueza descarnada siembra el espanto en la clase media, a la que, por otra parte, la Presidenta se propone seducir para ganar más espacio electoral. Los gestos medidos que hace suyos se quieren indicio de un espíritu conciliador y tratan de hacer naufragar en el olvido y en el festival del consumo las amargas enseñanzas suministradas por las promesas de diálogo y mayor institucionalidad hechas en 2007 y que el viento se llevó.
La oposición, por su parte, lo será el día en que, como ha dicho Jorge Fernández Díaz, sepa a qué oponerse. Es decir, el día en que los opositores tengan una causa y dejen de vivir consagrados a los preciosismos ideológicos y a la descalificación recíproca mientras arde el edificio al que todos quieren ingresar. Esa causa, frente a las banderas de un populismo que se postula como "vía nacional", no puede ser otra que la democrática. Una causa que tendrá la consistencia que logre imprimirle la denuncia frontal del delito y la demagogia. Una causa que vuelva a animar el fervor por los principios que el Gobierno siempre despreció. Una causa que sepa oponerse al envilecimiento del Estado. A un poder que nunca ocultó su desdén por los partidos políticos y concibe a la República como una cáscara vacía. A un poder que asegura no tener nada que aprender del pensamiento disidente al que, por lo demás, considera senil. A un poder al que le repugnan los controles sobre su gestión. A un poder que no admite adversarios. A un poder para el cual la pobreza es un recurso político y el narcotráfico un delito sin trascendencia. A un poder que tergiversa los índices económicos y persigue implacablemente a quienes lo hacen evidente. Que no promueve la libertad sindical. Que destruye el federalismo y busca inscribir en el vasallaje a las provincias para consolidar su centralismo despótico.
El dirigente que sepa enunciar estas verdades con la fuerza del compromiso emocional, la claridad expresiva indispensable y el espíritu esperanzado de quien se siente capaz de transformar lo que parece irremediable despertará otra vez el entusiasmo cívico, ese que se pronunció en 2008 y buscó hacerse oír nuevamente en 2009.
No se trata de proceder como el Gobierno y hacer redoblar los tambores que inciten a la resurrección de un pasado mítico. Ese pasado no existe para quienes buscan la república. Se trata, en cambio, de multiplicar la conciencia que ya tantos tienen de que hay que levantar la hipoteca que se está contrayendo con el porvenir. Ello, claro, siempre que se aspire a dejar de ser una democracia espectral. Siempre que se aspire a desplazar la política del terreno en el que hoy agoniza el pluralismo. Siempre que importe aproximarse a la modernización indispensable, a ese empeño en la ley que hace ya tanto se dejó de practicar en la Argentina y que es indisociable de la educación, el orden y la dignidad social.
Ya estamos lejos de la recurrencia a los golpes de Estado. Esa distancia es un logro mayor de la módica cultura cívica de los argentinos. Pero no estamos lejos ni a salvo de las causas profundas de la crisis de 2001. La perversión y el oportunismo que entonces tanto tuvieron que ver con lo que nos pasó siguen vigentes entre nosotros. La euforia económica de hoy no tiene futuro. Podrá prolongarse un tiempo más pero no cuenta con bases sólidas. No la respalda ninguna política de Estado. Lo ha dicho bien Roberto Lavagna: una cosa es consumo con inversión y empleo, y otra, consumo con inflación, sin inversión y sin empleo real. El oportunismo rapiña la riqueza. El Gobierno no contribuye a crear lo que con insaciable avidez consume. Si obrar criteriosamente fuera su propósito, Guillermo Moreno no seguiría en su cargo. Sin medidas adecuadas no tardará en mostrarse crudamente la enfermedad de lo que parece sano. En suma, el país se encuentra en un proceso regresivo, agravado a partir del catastrófico ingreso al nuevo siglo. Ese proceso sigue sin encontrar su contraparte en un proyecto nítido que posibilite su reversión estructural. No otra cosa es la decadencia. Al promover "niveles de pobreza e indigencia inéditos y una clase dirigente sin legitimidad -señala Sergio Berensztein-, el país abrió una caja de Pandora de la que se escaparon ideas, valores y mecanismos de organización del poder que parecían superados: el estatismo y el intervencionismo sin control, el hiperpresidencialismo hegemónico, el corporativismo sindical arrogante y mafioso, el financiamiento inflacionario del fisco y la tolerancia de una sociedad ensimismada y temerosa".
El populismo se alimenta de la ruina democrática. No aspira a reconstruir lo derruido sino a impedir su revaloración. Esta es la diferencia esencial entre el proyecto populista y el que, aún a los tumbos, trata de expresar la oposición.
La disputa debería ser, finalmente, entre un modelo prebendario y una propuesta republicana. El primero hace ya tiempo que inició su despliegue. La segunda aún no demuestra suficiente energía. Le faltan voces altamente representativas. Y potencia, para concitar la atención sobre los peligros con que hay que terminar en la Argentina y qué es lo que en ella debe empezar a afirmarse de una buena vez. No es hueca agresividad lo que se le exige a esa segunda propuesta, sino intransigencia ante el delito. Osadía para poner al desnudo lo que esconde la retórica que se dice progresista. ¿Brotarán esas voces de la niebla opositora? Si ello ocurriera, la mayoría de los argentinos, harta del oportunismo y la demagogia, sabrá reconocerlas.

Santiago Kovadloff para La Nación.

Posts relacionados

Related Posts with Thumbnails